Los Llanos del Republicano

Los Llanos del Republicano

miércoles, 3 de agosto de 2011

Timelapse en la Cueva de las Dos Puertas

Llegando a la Cueva de las Dos Puertas (9/07/10). Siluetas de Noelia y Ale
A principios de julio me enteré, leyendo Los Callejones que se iban a realizar, dentro del programa de educación ambiental de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo promovido por el Parque Natural de Grazalema y por la Consejería de Medio Ambiente, sendos talleres de estrellas en Grazalema y Villaluenga, así como una ruta trashumante, como me interesaba el tema me acordé de llamar a José Manuel Amarillo del blog Naturaleza, Sitios y Gentes para ver si se apuntaba conmigo a hacer la ruta nocturna en Grazalema, a  lo que éste me contestó que lo sentía mucho pero que ya tenía plan para el sábado 9 de julio por la noche, en concreto subir a la Cueva de las Dos Puertas para pasar la noche, y que si quería me podía apuntar a ir con él y otros familiares y amigos. Sopesé las dos propuestas, la oficial y la de José Manuel y casi no me lo pensé, no conocía la Cueva de las Dos Puertas y hacía muchos años que no vivaqueaba en el monte, así que acordamos los pormenores y el sábado 9 de julio, a eso de las 8 de la tarde emprendimos camino arriba. Al principio con calor pero a medida que pasaba el tiempo la temperatura se hizo muy llevadera, tuvimos un momento de despiste siguiendo el sendero pero he de decir que el profundo conocimiento que tiene José Manuel de los entornos de Grazalema hizo que llegásemos a la Cueva de las Dos Puertas sin problemas. Me ahorro poner las fotos de flora y fauna porque José Manuel describe muy bien y con muy buenas fotos lo que vimos en esta ruta en su entrada "Vivac en la Cueva de las Dos Puertas", en la que entre bicho y bicho aparece éste que escribe. Respecto a la valoración de la experiencia decir que fue increíble, la Cueva de las Dos Puertas y su entorno tiene un halo como mágico, es un balcón fabuloso con unas vistas impresionantes de Grazalema y la Rivera, Montecorto, Ronda... que sería por donde por la mañana vimos amanecer. La luz de una luna creciente nos iluminaba mientras comíamos los bocatas, yo llevé un poco de queso payoyo y José Manuel una bota con rico tinto de verano (que no se acababa nunca), en fin... buena camaradería y muchísimas fotos. Yo llevé trípode porque quería practicar por primera vez un timelapse de estrellas (para el que no sepa lo que es esto dejo aquí un enlace del blog El Navegante donde se explica en detalle para la opción de editarlo en vídeo), básicamente decir que consiste en hacer muchas fotos de larga exposición con la cámara fija en un trípode y apuntando al cielo, para poder recoger el movimiento de las estrellas alrededor de la Polar. Después de cenar dimos una vuelta por los alrededores, miré hacia arriba y vi que El Carro estaba justo encima de la Cueva, por lo que planté el trípode, enfoqué manualmente y empecé a hacer fotos con el cable disparador durante casi una hora, empecé probando fotos de 60 segundos, dos minutos hasta sacar algunas de cinco y seis minutos, en una de las fotos me dio por activar la opción de reducción de ruido, error, después de 5 minutos la máquina se tira otros cinco procesando la imagen sin que pueda volver a hacer fotos, por lo que en mi primer timelapse, más que líneas continuas y circulares alrededor de la Polar lo que he sacado son trazos discontinuos. Luego en casa con un software libre (Startrail), desarrollado por un señor  alemán, se juntan todas las imágenes y se obtiene una bonita foto resumen del movimiento de las estrellas en el firmamento. A continuación os muestro algunas de las fotos nocturnas que hice de la Cueva de las Dos Puertas y sus alrededores.
Timelapse en la Cueva de las Dos Puertas, 10-07-11. Resumen global de estar casi una hora haciendo series de fotos. La estrella Polar se ve arriba a la izquierda. También aparecen los trazos de las linternas que hemos dejado en una de las fotos. El color violáceo de la roca se debe a que jugando con las linternas nos dio por iluminar a la Cueva para ver como quedaba.

Este otro timelapse lo he realizado sin las fotos en las que había linternas e iluminaciones artificiales para reflejar  una situación más natural. El Carro poco a poco se iba acercando a la Cueva.
El Carro, resulta increíble que para obtener fotos de estrellas que parezcan puntos y no líneas se necesitan hacer fotos con una exposición de menos de 60 segundos. La Tierra se mueve muy deprisa. La de la imagen es una exposición de 46 segundos.
Atardecer en la Cueva de las Dos Puertas, 9-07-11.
Grazalema desde la Cueva de las Dos Puertas al atardecer.  Me recuerda a un  trasatlántico en medio del océano. 

Grazalema de noche.
Otra foto con los trazos de una linterna  que parece que vuela sola...

y para terminar otra foto de los protagonistas de la noche: El Carro y la Cueva de las Dos Puertas
La verdad es que este año está siendo muy bueno astronómicamente hablando, en junio estuve un fin de semana entero en Calar Alto en un curso sobre Contaminación Lumínica y en el mes de julio además de la ruta nocturna que aquí he descrito, me apunté a la ruta nocturna a los Llanos del Republicano, dentro de poco serán Las Perseidas más popularmente conocidas como Lágrimas de San Lorenzo.

Para reflexionar sobre el problema de la contaminación lumínica, esta foto tomada en dirección al Noreste con las luces del Hotel Fuerte Grazalema (abajo a la derecha), Montecorto, El Gastor y detrás Olvera (en el centro y tirando a la izquierda), a la derecha se observan parcialmente algunas luces de Ronda.
Vista nocturna hacia el Noreste desde la Cueva de las Dos Puertas

Y ya para terminar un vídeo en el que se puede apreciar el movimiento de las estrellas... (en realidad es la Tierra la que gira).
video
  

2 comentarios:

Jose Manuel A.V. dijo...

Bueno Selu parece que estorbamos un poco con las linternas para el time-lapse. Le pasaré el enlace a mis sobrinos que les gustará el esfecto fotográfico de seguro. POr cierto, creo que para las perseidas no será una buena noche por la luna.

Selu dijo...

Nada de estorbo José Manuel, ninguno sabíamos que resultado final iba a tener aquello, yo fui el primero en jugar con mi linterna iluminando la cueva. Además las estelas que dejan las linternas son curiosas... Para las Perseidas, un poco lo que comentas, coincide con la luna llena, por lo que se recomienda tumbarse en el suelo y mirar para el sitio opuesto al que esté la luna, de todas formas sólo se verían las más brillantes.