Burfo

Burfo

martes, 31 de mayo de 2016

Estragos por una plaga de oruga en Villaluenga del Rosario (hace 127 años)


En la hemeroteca de la Biblioteca Nacional un día haciendo búsquedas sobre Villaluenga del Rosario encontré un breve artículo fechado hace ahora 127 años, en el periódico La Iberia aparecía la breve nota siguiente: 

¿De qué plaga se estaría hablando? Me causa un poco de desconcierto porque no creo que una misma especie de insecto cause estragos tanto en árboles como en el ganado, posiblemente se tratase de una fatal coincidencia de una plaga forestal a la vez que una enfermedad del ganado, por entonces la prensa recogía las noticias sin orden ni organización alguna, las fuentes de las noticias muchas veces eran los comentarios que de boca en boca llegaban finalmente al redactor. Lo cierto es que la noticia de esta plaga tuvo trascendencia como para ser recogido en el diario editado en Madrid La Iberia un 31 de mayo de 1889.

domingo, 29 de mayo de 2016

Mayo en las Hermanillas (Grazalema)

Había ganas de hacer una ruta, estamos a finales de mayo y la temporada de senderismo está próxima a su fin debido a que pronto estarán las calores del estío, así que pese al pronóstico de lluvias que teníamos ayer sábado 28 de mayo, decidimos salir a dar una vuelta por el campo, pero nada de rutas largas, cambiamos los planes iniciales sobre la marcha y decidimos hacer dos rutitas cortas, nos vamos a acercar al quejigo de las Hermanillas para que lo conozca el amigo Carlos Soto y luego Pepe Sánchez nos llevó a conocer unos bonitos pozos con pequeños pilones labrados en arenisca... Al final nos mojamos igualmente, pero al menos el coche quedaba cerca.

La primavera está en todo su esplendor debido a las lluvias tardías de hace un par de semanas, todo está verde, dejamos el coche al final del camino de las Veguetas, cerca de la zona conocida como Huerto Badillo en Grazalema, cruzamos el cauce seco del Guadalete y nos sumergimos en un mar de herbáceas de un metro de altura, esto para un alérgico al polen de gramíneas como yo es un auténtico calvario, me pica la garganta y los ojos, mientras mi nariz no para y se me acaban los pañuelos de papel, pero sarna con gusto no pica y el espectáculo de ver al impresionante quejigo supera con creces cualquier molestia incómoda.

Quejigo de las Hermanillas, 28/05/2016

Las enormes ramas del quejigo de las Hermanillas se extienden en la horizontal ocupando una gran superficie de copa.

Mi hijo Raúl de 10 años no pudo evitar subirse al tronco del quejigo.

Inexplicablemente este quejigo ha sido respetado por el hacha para aprovechamiento de leña y carbón desde hace bastante tiempo lo que le ha permitido un espectacular desarrollo de ramas, algunas llegan a apoyarse sobre el terreno 


Panorámica del quejigo, para poder hacerla hay que alejarse bastante de este enorme árbol.

El quejigo de las Hermanillas pude conocerlo hace ya 5 años y ya tuvo su entrada en este blog, en aquella ocasión lo visité a finales de febrero por lo que no había tanta hierba alta a su alrededor.

A cada paso que dábamos flores y más flores, las orquídeas como siempre nuestras preferidas, pudimos ver Ophrys tenthredinifera, Ophrys scolopax y Anacamptis pyramidalis como la de la siguiente foto...

Anacamptis pyramidalis, 28/05/2016

Lavatera trimestris 28/05/2016

Lavatera trimestris 28/05/2016

También muy abundante Parentucellia viscosa, 28/05/2016

Y también muy abundantes en los bordes de caminos los siempre fotogénicos Galactites tomentosa 


jueves, 31 de marzo de 2016

Alcubilla y Fuente de la Ladera

La fuente de los Caños en Villaluenga se nutre de las aguas procedentes de tres manantiales en la zona de la Mina, cada uno de ellos con una gran alcubilla o tanque de captación y con tuberías canalizadas hasta la Alcubilla principal o de recepción. La documentada información recopilada y expuesta por José María Gavira y Pepe Arroyo de Ubrique en la revista Los Callejones no deja lugar a dudas, las grandes alcubillas que hoy podemos ver datan de los años 1871 a 1873, desmontando la hipótesis de un posible Qanat de origen árabe en Villaluenga por cuanto la traída de aguas entre las alcubillas de captación y la alcubilla principal se hace por tuberías semienterradas y no por una galería subterránea excavada. Para que fuera un Qanat tendría que existir una galería subterránea excavada que conectase las distintas alcubillas, sin embargo a raíz de las exploraciones realizadas por espeleólogos como José Millán y por la documentación citada arriba, parece del todo improbable que las alcubillas actuales sean de origen árabe y que exista un qanat en Villaluenga, lo cual no es óbice para que el origen de las fuentes, refiriéndome a las alcubillas preexistentes a las fábricas actuales pudieran tener un origen medieval, romano o árabe, por cuanto la traída de aguas a la población tuvo que darse casi seguro desde los primeros asentamientos del pueblo de Villaluenga.  

Junto a la carretera de Villaluenga a Grazalema, la Alcubilla de la Ladera recoge las aguas de una antigua fuente, esta fuente recogería los rezumes y escorrentías subsuperficiales de la ladera Sur de la Sierra del Caillo (Pico Peralta) ya cercanos al arroyo Albarrán. Según el documento recopilado por J.M. Gavira y J. Arroyo "Dictamen emitido por el contador de fondos provinciales D. Domingo Sánchez del Arco sobre las malversaciones, valores perdidos, falsedades y abusos, que se desprenden de los expedientes de construcción de una Casa Capitular y obras para la traída de aguas en Villaluenga del Rosario", publicado en Cádiz en 1884  esta alcubilla recogería las aguas de una antigua fuente denominada Laderos o Ladera. Todavía existe a pocos metros de esta alcubilla una alineación de piedras que termina en un tupido e impenetrable zarzal, donde se situaría la antigua fuente.
Alcubilla de la Ladera

Alcubilla desde su lado Este

La Alcubilla desde su lado Sur, con la Sierra del Caillo detrás.

Alcubilla desde su lado Este

Registros del acueducto de La Mina

Detalle de la pared Sur de la Alcubilla de la Ladera
Alineación de piedras cercana ala Alcubilla de la Ladera donde se produce el rezume de aguas y probablemente se situaría una antigua fuente. 

Rezume de aguas en el extremo inferior de la alineación de piedras.

Alcubilla de recepción, a la izquierda se aprecia el arroyo Albarrán y en el camino se puede ver un encharcamiento en el camino producido por las aguas que bajan por la ladera tanto de los rezumes como de las escorrentías superficiales.

Alcubilla de recepción a la que llegan las aguas de tres nacimientos: Ladera, Morralejo y Grande


Para ampliar la información recomiendo los siguientes enlaces, todos extraídos del artículo de JM Gavira y Pepe Arroyo en la revista Mediodía/Los Callejones :

También merece la pena echarle un vistazo a la web Minas de Agua de José Millán
- La mina de agua de Villaluenga del Rosario

jueves, 3 de marzo de 2016

Nevada del 27 de febrero de 2016 (II)

En esta entrada subo al blog pequeños vídeos que grabé el 27 y 28 de febrero en Villaluenga. Así amanecía Villaluenga el 27 de febrero tras la nevada de la noche...



Y el siguiente es un corto vídeo grabado en el alcornocal de Los Sotos en Villaluenga del Rosario, que es como se conoce popularmente al monte público de Lomas y Matagallardo, el domingo pasado día de Andalucía, aun se aprecian los restos de la nevada del día anterior (27/02/2016).

Y del mismo 28 de febrero, aspecto de la Sierra de Líbar, con la cumbre de Mojón Alto tras la nevada del día anterior grabado desde el alcornocal de Lomas y Matagallardo (Los Sotos) en Villaluenga del Rosario.
video

lunes, 29 de febrero de 2016

Nevada del 27 de febrero de 2016

Comenzaba el puente de Andalucía con el pronóstico de nevada para la madrugada del sábado y el pronóstico no falló, amaneció Villaluenga con una fina capa de nieve sobre los tejados y sobre los coches que apenas cuajó un tiempo, a las 9 de la mañana cayeron más copos, no muchos, y frío, mucho frío, así que todo estaba servido para que se produjera una avalancha de gente para ver la nieve, y es que, reconozcámoslo, en gran parte de Andalucía no estamos acostumbrados a la nieve, nos produce una atracción enorme por ser rara y difícil de ver, así que el domingo 28 por la mañana, cuando ya se había perdido la mayor parte de la nevada caída el sábado, una avalancha de coches procedentes de Jerez, la Bahía de Cádiz, Sevilla,... colapsaron las carreteras serranas, hasta dos horas de caravana para llegar a un puerto del Boyar sin infraestructura ni espacio para tanto coche, yo no fui a esta zona, me quedé todo el puente en Villaluenga pero lo pude ver por las redes sociales y por amigos que si lo vivieron en directo.

El mismo sábado por la mañana subí al puerto de las Viñas, ya que la nieve más accesible cercana al pueblo cubría todas las laderas de las Carillas, ofreciendo un aspecto singular e inusual a esta zona.

Estas son las fotos...
Las Carillas desde las inmediaciones del Puente sobre el arroyo Albarrán

El puente sobre el arroyo Albarrán

Piedra Alta

Al fondo la Mina



La Bodega


Cochinos en la nieve

La Bodega y los frentes de nubes que entran por la Manga 

Más fotos de las Carillas


Villaluenga al fondo




Y esto es todo, la nieve embellece nuestros paisajes serranos y nos muestra una visión diferente a la que no estamos acostumbrados, esperaremos la nieve en otro mes de febrero...

Otras nevadas en Villaluenga:
- Primeras nieves otoñales de diciembre de 2012

domingo, 28 de febrero de 2016

La Cruz de Rosario Barea y el camino de los Pernales

En la carretera no es difícil ver cruces con flores en los lugares donde ocurrió un accidente y murió alguien, es la forma en que los seres queridos quieren dejar testimonio en recuerdo del fallecido o los fallecidos, por desgracia cuando andas por el monte y te adentras en la naturaleza también ocurren accidentes, en una zona con tantas cuevas no podían faltar los accidentes relacionados con la espeleología y así, hay ejemplos en recuerdo de personas que perdieron la vida como la placa existente junto a la sima de Cacao en recuerdo de Luis Fernando Bootello Domínguez . También en la zona del Cabrizal está la Cruz de Solano, en recuerdo de un vecino de Villaluenga que fue asesinado en septiembre de 1936 durante la Guerra Civil, pero la cruz de la que gira esta entrada es la cruz dedicada a la memoria de Rosario Barea, que se encuentra en el camino conocido como Los Pernales, que es el camino más corto para llegar a Ubrique desde Villaluenga, una vez atravesada La Manga y ya en el Cintillo se podía coger el camino que parte desde Agua Nueva y pasa por Vega Redonda hasta llegar a Ubrique (camino de la derecha) o bien se podía coger otro camino más a la izquierda, pasando por la Fuente del Pozuelo y que se conoce como camino de los Pernales, por ser zona rica en pedernales.

Pedernales incrustados en la roca caliza




Un 2 de marzo de 1953, (hace 63 años), Rosario Barea Calle, natural de Villaluenga del Rosario  de 63 años se dirigía a Ubrique andando llevando en cuadril, como hacían las mujeres en aquella época, una pesada máquina de coser que tenía que reparar en Ubrique. He escuchado distintas versiones, que si había niebla y se perdió, que si iba montada en un mulo, la que me cuenta Fernando, nieto de Rosario es que hacía mucho viento ese día y que su abuela se despistó tomando el camino equivocado a resultas del cual tuvo lugar el fatal desenlace, los familiares viendo que pasaban las horas y no regresaba salieron a buscarla y la encontraron en el lugar donde ahora se encuentra la cruz en su memoria. Fernando me contó que tenía en su casa la máquina de coser que llevaba su abuela y que tenía fotos de ella, así que a la vuelta de una ruta por la sierra en la que nos llevó a la Pilita que mana, el refugio del Reloj y Charca Verde fuimos a su casa para que yo pudiera ver esa máquina de coser que guarda como un tesoro y que fotografié siendo consciente de que estaba ante un objeto muy importante, pensé entonces que esta era una buena historia para ser contada, pero me faltaba la visita al lugar donde ocurrió el siniestro,...

Rosario Barea Calle, murió con 63 años en el año 1953, por lo joven que aparece en esta foto se puede suponer que la foto es de la primera década del pasado siglo
Máquina de coser antigua Singer. que pesa lo suyo 

El año pasado en octubre me acerqué a buscar la cruz siguiendo la vereda de los Pernales desde el Cintillo, pero por más que la busqué no la encontré, el motivo era muy simple, por más que seguía la vereda no encontraba la cruz porque para encontrarla había que salirse de la vereda (y tomar la vereda mala), finalmente el pasado 2 de enero me acerqué de nuevo y ya pude encontrar la cruz en memoria de Rosario Barea.

Zona por la que discurre el camino de los Pernales

La cruz con los tajos al fondo, al pie de estos pasa el camino de los Pernales. 

Se puede leer "A Rosario Barea Calle que falleció el día 2-3-53 a los 63 años de edad, descansa en paz"

Ubrique al fondo


Todavía siguen llevando sus familiares flores en memoria de Rosario Barea, señal de que era querida y la siguen recordando, merece la pena pararnos a reflexionar y pensar como era la vida hace 63 años, cuando para reparar una máquina tenías que llevarla andando durante 8 kilómetros por caminos de herradura.

Me ha servido de gran ayuda la información del blog de Manuel Cabello Ubrique en Verde y, en especial, las buenas indicaciones de Fernando Jiménez Piña para dar con la cruz y su colaboración por mostrarme la máquina de coser y la foto de su abuela, ¡gracias Fernando por ser como eres!.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Los Santos Lugares


Hace poco más de un año, un 4 de octubre de 2014 hice una ruta con otros compañeros para conocer los Santos Lugares, un reportaje de aquella jornada de senderismo se puede consultar en el blog de Sotosendero, con ella iniciamos la primera ruta de la temporada tras el parón estival y el objetivo de la misma no era sólo conocer los Santos Lugares, sino también Dornajo, con su impresionante quejigo y arce, el valle de Fardela así como muchas fuentes que nos cogían de camino. 

Recientemente me he puesto a investigar un poco sobre los Santos Lugares y me he dado cuenta de que muy poco se sabe de este lugar, las referencias y la tradición oral dice que era un antiguo caserío de chozos o cabañas donde se llevaban a los leprosos (en algunos sitios hablan incluso de enfermos de peste) para "alejar" la enfermedad del pueblo, lo cierto es que de referencias a la leprosería sólo queda el nombre, incluso una calle de Benaocaz tiene este nombre hoy día. En la Edad Media la tradición cristiana mantenía que un leproso no era más que un pecador que estaba redimiendo sus pecados en un purgatorio en la tierra, una especie de muerto en vida que debía ser respetado porque estaba próximo a redimir todos sus pecados, es decir que estaba más próximo a Dios, pero que a su vez debía ser alejado de la comunidad para evitar la propagación de la enfermedad, por eso se crearon muchos lazaretos (lugares apartados donde mantener a los que presentaban el mal de San Lázaro, la lepra), incluso se crearon órdenes religiosas para atender estos lugares y son muchos los oratorios dedicados a los "Santos protectores de esta enfermedad". Un artículo muy interesante se puede consultar en el siguiente enlace sobre el Mal de San Lázaro en el blog de Enfermería Avanzada. Por tanto, el nombre de Santos Lugares pudo tener sentido en relación a un lugar "santo" donde se confinaba a "personas cercanas a Dios". Todo lo anterior entra dentro de la pura especulación derivada de la tradición oral, porque parece ser que evidencias escritas de este pasado de leprosería no existen, en la ficha del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, que se basa en la carta arqueológica realizada por Luis J. Guerrero Misa (1987) ni siquiera se menciona este posible uso, en concreto en la ficha consta lo siguiente sobre los Santos Lugares:

"Meseta que domina el valle de Fardelas y en la que aprecian los restos de un poblado de grandes dimensiones. Las plantas son rectangulares, con muros de piedra más o menos escuadradas montadas a hueso. Se cuentan muchas leyendas sobre tesoros escondidos aquí, pero durante la prospección sólo se ha recogido cerámica común y vidriada medieval. En el archivo histórico de Benaocaz hay referencias de este lugar del siglo XVI y, por ciertos litigios con la Mesta, es posible que fuera abandonado por esas mismas fechas".


Como se puede comprobar, se menciona un poblado de grandes dimensiones, referencias a posibles tesoros enterrados y a que por pleitos con la Mesta pudo ser abandonada en el siglo XVI, pero nada de leprosería.

Los Santos Lugares reúnen todos los ingredientes para llamar la atención de los que nos gusta la naturaleza, la montaña y el senderismo, historias envueltas en misterios que han ido nutriendo la leyenda, como la referencia que aparece en uno de los libros pioneros sobre el senderismo en la Sierra de Grazalema: Andar por el Macizo de Grazalema, guía excursionista de Luis Gilpérez Fraile, 1989, que sitúa Los Santos Lugares entre la Charca Verde y Dornajo como un lugar donde se sienten "sensaciones especiales", no siendo raro encontrar en distintos foros referencias a este lugar como un sitio con un halo "mágico".

Pero para enredar todo aún más está el problema de su localización, ya que el libro de Gilpérez Fraile lo sitúa entre la Charca Verde (Pocillo Verde) y Dornajo, en concreto en los Navazuelos Fríos en término municipal de Villaluenga del Rosario, pero ésta no es la única, hay muchas más localizaciones propuestas: al Sur de la casa de Dornajo, al Oeste de la fuente de las tres pilas de Dornajo, donde hay unas corraletas de piedra, al Norte de la Fuente de las Nueve pilas, junto a la casa del Reloj y algunas más... El 4 de octubre de 2014 visité  una localización de los Santos Lugares que los ubica al Sur de la casa de Dornajo, pero me llamó la atención que aquello sólo tuviera dos corraletas de muros de piedra, delimitando rediles con clara función ganadera, echaba en falta más construcciones en especial de restos de viviendas o casas que hubieran podido albergar un poblado, o al menos eso pensé que debería tener los auténticos Santos Lugares. Así pues con las dudas dejé aparcado este artículo y me puse a investigar un poco sobre la localización de los Santos Lugares, en este sentido quien más me ayudó y me puso tras la pista correcta y al que tengo que agradecer en gran medida esta entrada es Pedro Sánchez Gil, autor del blog de Tercer Tiempo, quien llegó a pasarme un track y waypoint de los Santos Lugares. También en Facebook encontré referencias importantes que tomé de la página dedicada a Libros de la Sierra de Cádiz, en concreto en los comentarios realizados al libro citado arriba de Andar por el Macizo de Grazalema; guía excursionista de L. Gilperez Fraile, por personas que tienen más conocimiento sobre los Santos Lugares, allí encontré comentarios muy interesantes (todos del 11 de octubre de 2015) como este del propio Pedro Sánchez:

Yo no me atrevo a darte una respuesta. Hoy día son unas corraletas de piedra seca muy deterioradas que están por encima de Fardela, posiblemente relacionadas con un antiguo asentamiento ganadero. También se habló de una leprosería y algunas teorías más. Si pones en internet "Santos Lugares" te pueden aparecer en sitios muy variados: junto al Chozo del Reloj, junto a la Casa del Dornajo... Los mapas lo sitúan donde les parece. Yo pateé la zona siguiendo un mapa que aparece en los libros de Gilpérez a la derecha del Morrocano en el sentido N-S. Al final localicé lo que yo llamo "Los Santos Lugares de Gilpérez" (el de la foto) siguiendo un relato del fallecido Roquero Solitario. Gilpérez le dió cierto morbo y misterio al lugar comentando "que se sentían sensaciones especiales" creo que pasó una noche allí, pero no en los verdaderos.


Agustín García Lázaro comenta lo siguiente:
Como dice Pedro Sánchez Gil, los Santos Lugares, son objeto de polémica y están envueltos en un halo de "misterio". Los arranques de muros parecen apuntar a cabañas con techos vegetales propias de un asentamiento que viviese del monte (ganado, especialmente) y que recuerdan mucho a la aldea medieval de Cardela... 


Y también importante, el comentario del arqueólogo Luis Javier Guerrero Misa:
Bueno, ya que tiráis de la lengua, he tenido que ir a repasar mi memoria de licenciatura (1985) que mi memoria empieza a fallarme. Quién me llevó al lugar fue Manolo Orellana, que todos seguramente conoceréis. La situación que tengo marcada en mi tesina es sobre una pequeña meseta que domina Fardelas,  junto al yacimiento del arroyo del Pajaruco, cerca de la cueva de Los Villares. Lo que se apreciaba entonces eran los restos de construcciones, tanto habitaciones como descansaderos de ganado, hechas con mampuestos de piedra a hueso. Recogí alguna cerámica vidriada, del XVI o del XVII, y poco más. Sé que hay documentación en el archivo de Benaocaz donde se cita como lugar usado por gente de La Mesta que como sabéis mantuvo un prolongado pleito con Benaocaz...

Diferentes localizaciones de los Santos Lugares. 


Por tanto, la idea que empezó a rondarme en la cabeza desde que me puse a buscar todas las posibles localizaciones fue la de visitar, si no todas, al menos las más importantes de estas localizaciones, así que el pasado sábado 26 de diciembre, con el GPS cargado con un track de salón realizado con trozos de otros senderos, me dispuse a visitar buena parte de los posibles Santos Lugares, me acompañaron como viene siendo habitual mis compañeros de ruta Carlos Soto y Miguel Ángel Ruiz. El primer sitio considerado en la agenda del día era visitar el sitio referido por L. J. Guerrero Misa y Pedro Sánchez. Pero la casualidad hizo que durante la subida coincidiéramos un buen trecho con un cabrero de Benaocaz que nos comentó que los Santos Lugares estaban al Norte de la fuente de las Nueve Pilas y a no mucha distancia de ésta, en realidad no muy lejos del sitio que queríamos visitar, de igual forma este hombre restó importancia a lo que allí podríamos encontrar, lo que íbamos a ver eran sólo restos de antiguos chozos y corrales, pero nada del otro mundo...



Fuente de las Nueve Pilas, 26-12-2015
Subiendo por el valle de Fardela, la localización de los Santos lugares se situaría a la izquierda de la foto, en el pequeño promontorio calizo.


Por encima de la fuente de las Nueve Pilas fuimos subiendo un sendero de cabras entre un promontorio calizo que vamos dejando a la izquierda y la sierra occidental de los Navazuelos Fríos, llegando justo a una pequeña meseta desde la que se domina la bella estampa del valle de Fardela, pronto comenzamos a ver los primeros muros de piedra, lo primero que me llamó la atención es el grosor de estos muros, pudiendo tener fácilmente 80 cm de grosor, la disposición de estos parece seguir siempre un patrón similar, un corral en forma de polígono amplio que delimitaría en uno de sus laterales la vivienda o chozo, me sorprende también lo abrupto del terreno donde se ubican, poco a poco vamos visitando todos los restos y comprendiendo que en su conjunto pudo constituir una especie de poblado, libreta en mano fui haciendo un croquis de estos muros y restos y conté hasta 10 cabañas, estas generalmente serían habitaciones alargadas o estancias que posiblemente tuviesen techos vegetales con tocha o lastón seco y entramado de vigas de madera. A medida que avanzamos al Norte y vamos rodeando el promontorio calizo hasta su lado Oeste fuimos encontrando más estructuras, algunas de ellas con sillares bien trabajados. Mientras visitaba este enclave no paré de hacerme preguntas, ¿por qué elegir un terreno tan abrupto para un asentamiento humano? ¿Por qué hacer unos muros tan anchos? En algunos casos me da la impresión que más que un corral ganadero pudiera tener un carácter defensivo a modo de pequeño poblado fortificado, todo especulaciones que aquí dejo escritas.

Pequeñas terrazas en la meseta donde comienzan a verse las primeras construcciones.

Grandes muros delimitando la zona 

Pequeña construcción de choza de planta casi cuadrada y anchos muros

Muros perimetrales en la zona más cercana a la meseta.

Choza de planta alargada

Más muros

En una localización a unos 80 m al Norte de las primeras se localiza otra amplia corraleta de piedra con choza en su interior

Y seguimos encontrando restos de chozos en un terreno muy abrupto

Rodeando el promontorio calizo seguimos encontrándonos más construcciones, en este caso al N de dicho promontorio, una choza con grandes sillares bien tallados que más parece un castillete que una choza.

Y ya en la ladera Oeste del promontorio también aparecen altos muros  de grandes piedras, en este caso no acompañadas de chozas.
Una vez visitado el lugar, nuestro siguiente objetivo fue visitar las corraletas ubicadas al Sur de la casa del Dornajo y que ya visité en octubre de 2014, la impresión que tuve, después de haber visto lo que acababa de dejar atrás es que eran dos simples corraletas con función ganadera, que posiblemente tuviera también una choza en una lateral, pero mi impresión es que esta construcción dista mucho de poder definirse como un poblado, por tanto no me costó descartar esta localización como posible ubicación de los Santos Lugares.

Corraletas localizadas al Sur de la casa del Dornajo (a unos 150 metros al SO)

Detalle de los muros de unos 50 cm de ancho.

Muros altos de la corraleta.

Casa de Dornajo 26-12-2015
Saliendo del circo del Dornajo para pasar a los Navazuelos Fríos hay que subir, casi trepar, por esta ladera situada a la derecha. 

Tras una breve parada continuamos camino hasta la casa de Dornajo y una vez allí ponemos rumbo al Este para ir ascendiendo el circo del Dornajo hasta llegar a los Navazuelos Fríos para visitar la otra gran opción que aparece en muchos lugares como los Santos Lugares, el lugar no es tan abrupto como el que vimos por la mañana, de hecho se ubica en un navazo o zona llana rodeada de montañas, la estructura de chozas y corrales se repite aquí, aunque a diferencia del primero en éste los muros no son tan gruesos, también nos llama la atención que o han estado en uso o lo siguen estando hasta tiempos recientes (uso ganadero) ya que existen dos chozas techadas con entramado de vigas y brezo sobre el que se han dispuesto plásticos amarrados con cinta y sostenidos por piedras, hice croquis en mi libreta y conté seis chozas aunque ya en casa he comprobado (al revisar el track en Google Earth) que se nos pasó visitar al menos dos chozas más, por tanto estamos también ante una especie de poblado de al menos 8 cabañas con sus correspondientes corrales con clara función ganadera. Una de las cabañas presenta dos muros altos con contrafuertes en su cara externa y disposición a dos aguas, uno de ellos con chinero y con piedras atravesadas que sobresalen en su parte alta para sostener vigas, por lo que debió ser empleada como vivienda.

Corral alargado

¿Corral o choza de gran tamaño?

Vivienda con muros con forma de techo a dos aguas, debido a la altura los dos muros tienen contrafuertes

En su interior pequeño hueco o chinero en un muro, así como piedras que sobresalen que posiblemente tendrían la función de sostener palos de madera a modo de vigas.

La misma choza vista desde otro ángulo.

Choza aun techada, bajo el plástico se aprecian vigas formadas por ramas de árboles y brezo (que junto con el lastón serían las cubiertas vegetales tradicionales en la zona)

Cerca de la anterior otra choza techada, en este caso más alargada.


Una vez visitados los distintos sitios propuestos para los Santos Lugares todo parece indicar que el poblado ubicado en el promontorio calizo situado al Norte de las Nueve Pilas vendría a ser el lugar genuino de los Santos Lugares, me baso no sólo en las distintas fuentes anteriormente citadas si no también en las indicaciones de la gente del lugar y en la propia estructura de las edificaciones, mientras que las cabañas localizadas en los Navazuelos Fríos, que parecen tener una cronología más reciente, se han confundido con los verdaderos Santos Lugares por encontrarse más accesible desde el sendero que va del Pocillo Verde hasta Dornajo. Sería un trabajo bonito e interesante el estudiar a fondo estas edificaciones, sacaría a la luz valiosa información histórica y etnográfica de un lugar rodeado de leyenda, ahí dejo lanzada la piedra por si algún estudiante de historia quiere recoger el testigo.

El amigo Carlos Soto también ha realizado una entrada sobre la jornada del 26 de diciembre en busca de los Santos Lugares, lo ha titulado Piedras Mudas, un nombre muy apropiado. Pincha en el enlace siguiente: Piedras Mudas.