La Manga

La Manga

lunes, 24 de marzo de 2014

La Bodega

Ya antes he hablado en el blog sobre el pasado que tuvo Villaluenga del Rosario ligado al cultivo de la Vid, la plaga de la filoxera acabó con estos cultivos allá por el año 1893, pero aun quedan antiguas bodegas como las de la Sierra de las Viñas (también en la toponimia perdura el pasado), restos de otras como la Bodega del Puerto y, muy deteriorada pero recuperable la Bodega, como así la conoció siempre sus actuales propietarios, la familia Barea del Valle. Es intención de Berna Barea proceder a restaurar este caserío si consigue los fondos necesarios para acometer la obra, y es que viendo el sitio en que se encuentra, auténtico mirador con vistas a La Manga, al pueblo y a la Sierra del Caillo, uno se da cuenta que es un lugar privilegiado rodeado de naturaleza y de belleza, donde el agua brota por todas partes, por lo que sería una pena que el abandono y la ruina acaben con esta bodega, auténtico exponente de arquitectura tradicional. En lo que va de año me he acercado al sitio en un par de ocasiones, el 2 y el 22 de febrero. en la segunda ocasión también visité la Piedra de los Pilones que se encuentra un poco más arriba en la ladera de Piedra Alta. Es curioso como en la cartografía oficial esta bodega aparece con el nombre de Los Villares, sin embargo puede que se deba a un error de traslocación, ya que en planos antiguos, el cortijo de Los Villares aparece al otro lado de Piedra Alta, cerca de la Huertecilla.


Camino principal de acceso a La Bodega



La Bodega, 22 de febrero de 2014

La Bodega, 2 de febrero de 2014



Visitando los alrededores de La Bodega

La Bodega y Villaluenga al fondo

A continuación algunos detalles:

Puerta y fachada principal

Hueco en la pared para amarrar las bestias

Detalle de una de las ventanas de la fachada principal

Detalle de una ventana de la pared trasera (parte superior)

Detalle de una ventana de la pared trasera

Piedra redonda, antiguo contrapeso del antiguo lagar

Entre piedras desprendidas del muro perimetral, otro contrapeso del lagar

Precioso ejemplar de acebuche existente junto a la Bodega
Mi agradecimiento a Berna Barea por la información aportada y su amabilidad y mis deseos de que obtenga las subvenciones y los fondos necesarios para acometer la restauración de esta singular bodega.

1 comentario:

Jose Manuel A.V. dijo...

Un sitio precioso y digno de recuperarse. Lo del hueco para amarrar las bestias es muy singular. "A falta de hierro buena es la piedra".