La Manga

La Manga

martes, 8 de noviembre de 2011

Cueva de la Yedra - VR15


La Cueva de la Yedra (VR15), situada en la Sierra del Caillo a 1200 m de altura, es una cueva con un notable desarrollo (+300 m) y que no precisa de equipamiento para poder entrar. El 25 de septiembre estuvimos buscándola, y casi un mes después, el día 22 de octubre logramos encontrar por fin la cueva, durante ese tiempo medio pueblo ya sabía de nuestras andanzas, así que nuestro orgullo también estaba en juego, si no lo conseguíamos el cachondeo estaba garantizado, esta vez subimos Pepe, Quique y yo, y siguiendo correctamente las indicaciones que nos habían pasado llegamos a la Cueva "del tirón" sin perdernos en ningún momento. 
Vista de la Sima de Villaluenga (VR1) desde la subida a la Cueva Rajá, ya se aprecian los colores otoñales de las cornicabras. 

Villaluenga desde la subida por el paso estrecho posterior a la Cueva Rajá

Vista de Villaluenga y los Prados de La Manga al comienzo de la subida.
Entrada a la cueva de la Yedra
Nada mas meternos en la cueva, escuchamos un sonido de movimiento de piedras a nuestra izquierda y a pocos metros, salió a toda velocidad un macho de cabra montés dándonos un buen susto. No sé muy bien que hacía allí dentro, pero es algo que se constata en todas las cuevas que hemos visitado hasta la fecha, en casi todas hay excrementos de cabra, por lo que el uso de las cuevas como lugar de abrigo o redil no sólo es aplicable para el ganado doméstico sino que también lo es para las especies silvestres. Al entrar en la cueva, hay que tener un poco de cuidado, ya que hay una fuerte pendiente en descenso y gran cantidad de piedras sueltas y resbaladizas, además el hecho de que la luz de la entrada se tenga a la espalda hace que sólo se aprecie un abismo negro a nuestros pies, así que poco a poco íbamos bajando hasta llegar al final de la galería principal. Al W de ésta hay un escarpe de 1,8 m que nos lleva a otra sala más baja, donde abundan formaciones parietales (en las paredes) de coladas y grandes estalactitas desde el techo.

Rampa en descenso de la galería principal

Inscripciones y grafitis en la pared W, donde se aprecian algunas letras...
También se aprecian grandes columnas estalagmíticas que en algunos casos han llegado a soldarse con las estalagtítas...
columna estalagmítica

columna estalagmítica soldada a estalagtita

Desde otro ángulo

Formaciones de coladas en la sala más profunda de la cueva

Desde el fondo de la galería se aprecia la boca de entrada...
Estalagmita

Coladas...

columna estalagmítica, al fondo la entrada de la cueva

Más formaciones de estalagmitas...

Pared y techo W de la galería principal con dibujos un poco fantasmagóricos
En la zona de la entrada se pueden encontrar plántulas que han germinado en el suelo terroso y que por fototropismo  busca la luz...

Vista de Villaluenga, la Sierra de las Viñas y la Sierra de Líbar al fondo
La Cueva de la Yedra es muy importante porque en ella se han encontrado pinturas rupestres paleolíticas (ver referencias bibliográficas en el siguiente enlace), así como también es importante desde el punto de vista biológico porque en esta cueva se han identificado dos especies de pseudoescorpiones y un coleóptero carábido endémicos.

Para saber más:
- Estudio descriptivo de Cavidades Kársticas de la Manga de Villaluenga (Cádiz), Pedroche Fdez, A. y Mendoza López D., 1992.

Pepe y Quique sobre el pequeño escarpe de la última sala

3 comentarios:

kiko dijo...

Hola Selu¡ por fin!. Os felicito por haber encontrado la cueva.Bonitas imágenes. Si hacemos la ruta del caillo puede que te pida la situación exacta para poderla ver ya que merece la pena.Saludos.

Pepe dijo...

Muy bien Selu.Te felicito de nuevo.
Ya me siento personaje importante en tu blog.Espero verte en e lpueblo para una nueva aventura.
¡Vivan los espaldas mojadas.!

Jose Manuel A.V. dijo...

Hola Selu: esta sí que es una auténtica exploración espeleológica. Nada de abrigos ni oquedades, toda una cueva esta de La Yedra. Yo tengo repelús por los boquetes (ya sabes, como mucho un arco de roca) pero igual me atrevo un día a visitar esta chulada de Villaluenga.
Nos vemos!!