La Manga

La Manga

sábado, 28 de noviembre de 2009

Un paseo por La Mina y el camino de Las Glorietas

Hace poco, en el blog amigo de Entorno a Jerez, en un bonito artículo sobre los sifones de la Junta de Los Ríos se citaban algunas de las infraestructuras recogidas en el catálogo de patrimonio hidráulico de Andalucía y la verdad es que me sorprendió que no se mencionase al acueducto subterráneo de Villaluenga, investigando un poco he comprobado que efectivamente no está incluido dentro del citado catálogo así que espero que en una futura revisión la Agencia Andaluza del Agua lo incluya. 

Los que frecuentan la carretera entre Villaluenga y Grazalema se habrán percatado que justo al dejar el pueblo payoyo y a mano derecha se ven una especie de pozos de ladrillo, unos más grandes y otros más pequeños, pues bien, como se puede leer en el artículo de Alejandro Pérez Ordóñez, estos pozos son la parte visible de un acueducto subterráneo de origen árabe, también llamado "Qanat". El mencionado artículo aporta mucha información sobre esta infraestructura hidráulica y recomiendo al que quiera saber más, su  detenida lectura.

El acueducto subterráneo de Villaluenga tiene 16 registros o pozos pequeños y 4 alcubillas más grandes de forma octogonal que han llevado el agua a la fuente principal del pueblo hasta no hace mucho. Estaría bien que las autoridades considerasen la restauración de esta infraestructura siguiendo criterios respetuosos con el patrimonio antes de que el efecto del tiempo y el abandono vaya deteriorándola aún más.
  
Con este artículo muestro un recorrido que se puede hacer a modo de cómodo paseo, por unos lugares con un paisaje francamente excepcional.

El punto de partida puede ser la fuente principal del pueblo, desde aquí hay que seguir paralelamente a la carretera en dirección a Grazalema, hasta llegar al parque de la Albarrada, que en el pueblo se conoce como el Albarrán, en este parque ya se pueden contemplar dos registros del acueducto, uno próximo a una vivienda junto al Museo del Queso y otro en el extremo oriental de este parque (que ha sido reconstruido recientemente).


Desde aquí, si se atraviesa la carretera se puede contemplar otro registro más, otros dos quedan englobados dentro de las instalaciones del Hostal (ahora abandonado) y de la piscina municipal. Sin embargo, a pesar de saltarme una parte del trazado, el paseo que muestro en este artículo sigue desde el parque Albarrán hasta cruzar la carretera a Grazalema un poco más adelante, para lo cual hay que seguir un camino de tierra que parte desde el lado izquierdo de la carretera muy cerca de la entrada al pueblo, pasamos junto a una cabreriza (que se deja a la izquierda) y continuamos de nuevo hasta  llegar a la carretera, una vez la cruzamos y a pocos metros vemos un camino de tierra que baja hasta la zona que se conoce como La Mina, desde este camino vemos dos alcubillas o pozos grandes, uno situado a la izquierda del camino y próximo a la carretera y otro más abajo.




A partir de la segunda alcubilla continuamos por un camino que discurre paralelo al arroyo Albarrán y luego a un muro de piedra, a nuestra izquierda podemos ir viendo distintos registros. Aviso que durante el camino nos vamos a ir encontrando distintas angarillas que hay que ir cerrando una vez que pasamos para que no se salga el ganado. Se continua el paseo siguiendo los registros....


Como se puede ver en la siguiente foto algunos están muy deteriorados...


Conforme subimos por la ladera se obtiene una perspectiva muy interesante en la que se aprecian 7 registros pequeños, más una de las alcubillas grandes, llama la atención la perfecta alineación de 6 de los pozos pequeños y la alcubilla grande, el único elemento que estorba y afea el paisaje es la estructura de vigas rojas del polideportivo (obra que esperemos algún día se termine, de momento lleva años parada).


El camino continua junto a un muro de piedra en el que se puede apreciar algún ejemplar de almendro como el de la foto, con troncos que salen entre la grieta de dos rocas.



En las parcelas vecinas existe un variado arbolado: pinos carrascos, chopos, olivos, nogales, almendros, perales,...En la foto siguiente se ve uno de los registros junto a un chopo, Populus alba.


Otra vista de un grupo de chopos con su característico color otoñal, en la esquina inferior derecha se aprecia un registro al que se le ha caído el techo.


Si se continúa el camino paralelo al murete se llega a otro camino mayor, si lo tomamos a la derecha éste nos lleva hasta unas antenas y además permite ver más de cerca a otra de las alcubillas (la situada a una cota más alta), si se continua a la izquierda podemos tomar un camino que nos lleva al Puerto de Pedro Ruiz (foto de abajo).


Una vez llegamos al puerto mencionado, volvemos al pueblo por el camino de Las Glorietas, camino que comienza siendo de tierra pero que pronto pasa a ser un camino empedrado idóneo para pasear, éste es transitado a diario por un rebaño de cabras que moldean la vegetación como si fueran podadoras naturales, en la foto siguiente se aprecia un grupito de encinas a la izquierda y otro de acebuches a la derecha, en ambos se aprecia el efecto de las cabras.


Desde el camino de Las Glorietas se pueden ver los lugares por los que hemos transitado. En esta foto muestro la última de las cuatro alcubillas con que cuenta el acueducto subterráneo.


En la siguiente foto se ve el punto del camino donde deja de ser empedrado y pasa a ser de tierra. Las bolitas negras que se ven en el camino no son "conguitos"...


Cabras volviendo a las cabrerizas pasando junto a una piedra grande que calló de los tajos de la sierra Peralta creando una especie de dolmen.


Las cabras no sólo le hincan el diente a encinas y acebuches, también le dan un podado a los espinosos majuelos (Crataegus monogyna)  y...


...y al aladierno (Rhamnus alaternus).


Una vez llegamos a este eucalipto que se ve a continuación ya estamos en el pueblo, fin de nuestro paseo.


Aquí pongo la ruta seguida en este paseo que se puede hacer prácticamente en cualquier época del año (en verano se recomienda hacerlo por la tarde cuando el calor mengua o como decimos por aquí "a la fresquita").

2 comentarios:

Alejandro Pérez Ordóñez dijo...

Gracias por la referencia a mi humilde trabajo sobre el qanat payoyo. Está en prensa una versión más completa del artículo. El paseo por la zona es magnífico.

Selu dijo...

No hay de qué Alejandro. Si me das más referencias sobre el artículo que está en prensa intentaré conseguirlo, ya que poco a poco me gustaría ir haciendo biblioteca y reuniendo documentación de temas "payoyos".

Saludos