La Manga

La Manga

domingo, 20 de mayo de 2012

La Bodega del Puerto de Pedro Ruiz

Bodega del Puerto de Pedro Ruiz

Hay un puerto de montaña en la sierra que pasa desapercibido para la mayoría de las personas, aunque no para los aficionados a la bicicleta que hacen referencia a este puerto de 990 m en muchos foros de ciclismo, y es que pasa desapercibido precisamente porque no hay ningún indicativo ni señal que informe que se llega a un puerto de montaña, es curioso porque el cercano Puerto de los Alamillos que es de menor altitud si tiene señal informativa de sus 822 m. 

El puerto de Pedro Ruiz, conocido en Villaluenga como "el puerto" a secas, se encuentra al poco de salir de Villaluenga para Grazalema, es fácil localizarlo porque iremos subiendo pendiente hasta llegar a él, momento en el que veremos un gran depósito de aguas a nuestra izquierda y unas ruinas de un edificio (algo retirado de la carretera) a nuestra derecha. Es sobre este edificio sobre el que quiero dedicar esta entrada. Las ruinas del edificio llaman la atención por ser de notable altura y por encontrarse en una posición elevada desde la que se puede tener visión de La Manga mirando hacia el Oeste y de la cuenca del río Campobuche si se mira al Este, es decir que su posición estratégica lo convierte en un hito, una señal de referencia que servía para avisar al viajero que se estaba acercando a Villaluenga o que acababa de dejar a esta población, hay una historia muy bonita (recomiendo su lectura) sobre la madre de Esperanza Cabello que se puede leer en su blog, acerca de lo que representaba estas ruinas para una niña que iba a estudiar a Ronda en los años 40 y que ella bautizó como la Cunita, por la similitud de las ruinas con la forma de una cuna, donde la fachada y la trasera del edificio de dos aguas representaban los cabeceros, con el tiempo uno de los "cabeceros" se ha desmoronado y ya sólo queda la fachada principal, aunque es sólo cuestión de tiempo que acabe también por caerse. He preguntado a los mayores del pueblo sobre el origen de este edificio y me dicen que se trataba de una bodega, que siempre conocieron en ruinas, es decir, que lleva abandonado al menos un siglo, conformando un vestigio de la actividad ligada al cultivo de la vid que existió en nuestra sierra (antiguamente conocida como Serranía de Villaluenga) hasta finales del siglo XIX, antes de que la terrible plaga de la filoxera acabara con buena parte de los viñedos de nuestro país (a partir de 1.878) cuando había cultivos de vides en Villaluenga, Grazalema y demás pueblos de la zona (hay un artículo muy interesante en el blog Leyendas, Curiosidades e Historias de Grazalema (que también recomiendo leer), también quedaron nombres en la toponimia que señalan la importancia que el cultivo de la vid tuvo en la zona como el de la propia Sierra de las Viñas. Hoy en día, en Villaluenga sólo se ven unas pocas parras en pequeñas huertas y en los patios de algunas casas, pero antiguamente tuvo que representar una parte importante de la economía del pueblo junto con telares, fábricas de tapones de corcho, ganadería y demás... Hay que tener en cuenta que, a principios del siglo XX, Villaluenga contaba con 1000 habitantes y ahora sólo cuenta con la mitad. El declive de la vid hizo que el paisaje de viñas fuese cambiando paulatinamente a pastizales y monte bajo. Algunas viñas continuaron por la zona en Grazalema (Lagar de Francisco el de las Veguetas) y Ubrique (Bodegas Quemás) durante el siglo pasado, pero ya como una actividad minoritaria. Hoy en día para buscar las bodegas más cercanas habría que irse a Setenil de las Bodegas (salvo que alguien me corrija), aunque todavía queden por Grazalema y Ubrique quien se fabrique sus vinos en plan artesanal.

He ido seleccionando alguna de las fotos que he ido realizando a la Bodega del Puerto en los últimos años, al ser un hito rodeado de un paisaje excepcional donde me gusta pasear con la familia, siempre que ando por allí al final cae alguna foto, así que las he ordenado según las estaciones del año.

Otoño
Las dos siguiente fotos y la de arriba son de octubre de 2008, prácticamente estrenando mi nueva Reflex de Canon.
Bodega del Puerto de Pedro Ruiz, 26/10/2008.

Ovejas pastando junto a las ruinas de la bodega, 26/10/2008.   
Un año después, en noviembre de 2009,...

Vista desde otro ángulo, con la imponente sierra detrás. 14/11/2009.

Igual que la anterior pero con menos zoom, 14/11/2009.

En esta foto se aprecia como una de las fachadas (creo que la trasera) se desmoronó.  14/11/2009.
Invierno
De invierno sólo voy a aportar una foto, la hice en febrero de este año cuando bajábamos la Cañá Peralta cuando hacíamos la ruta Grazalema-Villaluenga, es una foto "aérea" y en ella se aprecia el vertedero de inertes que se hizo a mediados de la década pasada en la esquina superior izquierda.
Bodega del Puerto desde la cañá Peralta, 27/02/2012.
Primavera
La primavera es la época en que más me gusta pasear por la zona, por tanto de este periodo tengo más fotos...
Aspecto que presenta el campo alrededor de la bodega el 18 de abril de 2009, destaca el amarillo de los tojos en flor .

Imagen similar a la anterior, pero con el cielo despejado dos años después, 10/04/2011 .
Bodega del Puerto desde fuera..., 10/04/2011.
  
...y Bodega del Puerto desde dentro. Vista de la fachada  que queda en pié desde su interior, como dirían en Ubrique, las piedras que hay en la parte alta de este gran hueco están en tenguerengue, 10/04,2011. 
De abril y mayo de este año tengo también algunas fotos...
Bodega del Puerto, en esta foto se aprecian grandes grietas en el muro lateral, 6/04/2012.
Estos son los restos de otra bodega que se encuentra muy cerca de la Bodega del Puerto (a un poco más de 200 metros). Esta tiene los muros en mejor estado, y a diferencia de la otra no presentaba cubierta a dos aguas (o al menos esto es lo que se intuye), 6/04/2012.

Y la más reciente de las fotos, Bodega del Puerto el 1 de mayo de este año.

Verano
Del verano no he encontrado ninguna foto, así que voy a volver a poner una foto de agosto del año pasado en la que fotografié la zona del Puerto de Pedro Ruiz desde el camino de las Glorietas, es una fotografía nocturna que hice una noche que queríamos ver la lluvia de estrellas y en ella se ve la silueta de la bodega,... en el horizonte.
Fotografiando nocturna de larga exposixión, 12/08/2011

sábado, 5 de mayo de 2012

Dos Quejigos singulares

El 15 de abril me dirigí con mi familia a las Covezuelas, nuestra intención era subir por la Cañada Real del Puerto de los Navazos a Campobuche con la excusa de visitar un pozo, así que pasamos la angarilla que hay a la derecha en dirección Este como para ir a la casa del Encinar y empezamos a subir por la ladera cuando a menos de 200 m nos topamos con dos ejemplares de quejigo dignos de admiración y dignos de formar parte del inventario de árboles singulares, sus troncos centenarios de considerable envergadura sostienen un conjunto de ramas nada despreciable, algunas de las cuales han sido invadidas por hiedras y zarzas. Los troncos tenían también una buena capa de musgos, lo que da al conjunto un aspecto selvático. Cada vez que me encuentro uno de estos ejemplares caigo en cuenta que tendría que llevar en la mochila una cinta métrica para medir el diámetro de los árboles que me voy encontrando.

El primer quejigo tiene un engrosamiento del tronco a un metro de altura, el cual tiene una ventanita que muestra su interior hueco, así como una gran hendidura en su parte superior.

Vista frontal del primer quejigo 

Vista lateral del quejigo. el contraluz hace difícil hacer fotos en condiciones...
Vista lateral, pero con Sara junto al quejigo para que sirva de referencia de su tamaño.

Y muy cerca del primer quejigo, se ve lo siguiente:

Este quejigo también promete por su gran tamaño, así que al acercarnos comprobamos que tiene un tronco sencillamente espectacular...
El tronco es como una gran columna de madera

Mis hijos montados sobre las enormes raíces de este quejigo

Vista de la parte de atrás cubierta de musgos y hiedra
Seguimos nuestro camino hacia arriba por la cañada, pero el tiempo amenaza lluvia así que nos volvimos a la mitad sin poder visitar el pozo que dejaremos para otra ocasión, una espectacular granizada de granizo muy fino nos cayó justo al llegar al coche en Las Covezuelas por lo que Sara y Raúl se lo pasaron en grande, casi como si estuviesen viendo nevar....