La Manga

La Manga

lunes, 29 de febrero de 2016

Nevada del 27 de febrero de 2016

Comenzaba el puente de Andalucía con el pronóstico de nevada para la madrugada del sábado y el pronóstico no falló, amaneció Villaluenga con una fina capa de nieve sobre los tejados y sobre los coches que apenas cuajó un tiempo, a las 9 de la mañana cayeron más copos, no muchos, y frío, mucho frío, así que todo estaba servido para que se produjera una avalancha de gente para ver la nieve, y es que, reconozcámoslo, en gran parte de Andalucía no estamos acostumbrados a la nieve, nos produce una atracción enorme por ser rara y difícil de ver, así que el domingo 28 por la mañana, cuando ya se había perdido la mayor parte de la nevada caída el sábado, una avalancha de coches procedentes de Jerez, la Bahía de Cádiz, Sevilla,... colapsaron las carreteras serranas, hasta dos horas de caravana para llegar a un puerto del Boyar sin infraestructura ni espacio para tanto coche, yo no fui a esta zona, me quedé todo el puente en Villaluenga pero lo pude ver por las redes sociales y por amigos que si lo vivieron en directo.

El mismo sábado por la mañana subí al puerto de las Viñas, ya que la nieve más accesible cercana al pueblo cubría todas las laderas de las Carillas, ofreciendo un aspecto singular e inusual a esta zona.

Estas son las fotos...
Las Carillas desde las inmediaciones del Puente sobre el arroyo Albarrán

El puente sobre el arroyo Albarrán

Piedra Alta

Al fondo la Mina



La Bodega


Cochinos en la nieve

La Bodega y los frentes de nubes que entran por la Manga 

Más fotos de las Carillas


Villaluenga al fondo




Y esto es todo, la nieve embellece nuestros paisajes serranos y nos muestra una visión diferente a la que no estamos acostumbrados, esperaremos la nieve en otro mes de febrero...

Otras nevadas en Villaluenga:
- Primeras nieves otoñales de diciembre de 2012

domingo, 28 de febrero de 2016

La Cruz de Rosario Barea y el camino de los Pernales

En la carretera no es difícil ver cruces con flores en los lugares donde ocurrió un accidente y murió alguien, es la forma en que los seres queridos quieren dejar testimonio en recuerdo del fallecido o los fallecidos, por desgracia cuando andas por el monte y te adentras en la naturaleza también ocurren accidentes, en una zona con tantas cuevas no podían faltar los accidentes relacionados con la espeleología y así, hay ejemplos en recuerdo de personas que perdieron la vida como la placa existente junto a la sima de Cacao en recuerdo de Luis Fernando Bootello Domínguez . También en la zona del Cabrizal está la Cruz de Solano, en recuerdo de un vecino de Villaluenga que fue asesinado en septiembre de 1936 durante la Guerra Civil, pero la cruz de la que gira esta entrada es la cruz dedicada a la memoria de Rosario Barea, que se encuentra en el camino conocido como Los Pernales, que es el camino más corto para llegar a Ubrique desde Villaluenga, una vez atravesada La Manga y ya en el Cintillo se podía coger el camino que parte desde Agua Nueva y pasa por Vega Redonda hasta llegar a Ubrique (camino de la derecha) o bien se podía coger otro camino más a la izquierda, pasando por la Fuente del Pozuelo y que se conoce como camino de los Pernales, por ser zona rica en pedernales.

Pedernales incrustados en la roca caliza




Un 2 de marzo de 1953, (hace 63 años), Rosario Barea Calle, natural de Villaluenga del Rosario  de 63 años se dirigía a Ubrique andando llevando en cuadril, como hacían las mujeres en aquella época, una pesada máquina de coser que tenía que reparar en Ubrique. He escuchado distintas versiones, que si había niebla y se perdió, que si iba montada en un mulo, la que me cuenta Fernando, nieto de Rosario es que hacía mucho viento ese día y que su abuela se despistó tomando el camino equivocado a resultas del cual tuvo lugar el fatal desenlace, los familiares viendo que pasaban las horas y no regresaba salieron a buscarla y la encontraron en el lugar donde ahora se encuentra la cruz en su memoria. Fernando me contó que tenía en su casa la máquina de coser que llevaba su abuela y que tenía fotos de ella, así que a la vuelta de una ruta por la sierra en la que nos llevó a la Pilita que mana, el refugio del Reloj y Charca Verde fuimos a su casa para que yo pudiera ver esa máquina de coser que guarda como un tesoro y que fotografié siendo consciente de que estaba ante un objeto muy importante, pensé entonces que esta era una buena historia para ser contada, pero me faltaba la visita al lugar donde ocurrió el siniestro,...

Rosario Barea Calle, murió con 63 años en el año 1953, por lo joven que aparece en esta foto se puede suponer que la foto es de la primera década del pasado siglo
Máquina de coser antigua Singer. que pesa lo suyo 

El año pasado en octubre me acerqué a buscar la cruz siguiendo la vereda de los Pernales desde el Cintillo, pero por más que la busqué no la encontré, el motivo era muy simple, por más que seguía la vereda no encontraba la cruz porque para encontrarla había que salirse de la vereda (y tomar la vereda mala), finalmente el pasado 2 de enero me acerqué de nuevo y ya pude encontrar la cruz en memoria de Rosario Barea.

Zona por la que discurre el camino de los Pernales

La cruz con los tajos al fondo, al pie de estos pasa el camino de los Pernales. 

Se puede leer "A Rosario Barea Calle que falleció el día 2-3-53 a los 63 años de edad, descansa en paz"

Ubrique al fondo


Todavía siguen llevando sus familiares flores en memoria de Rosario Barea, señal de que era querida y la siguen recordando, merece la pena pararnos a reflexionar y pensar como era la vida hace 63 años, cuando para reparar una máquina tenías que llevarla andando durante 8 kilómetros por caminos de herradura.

Me ha servido de gran ayuda la información del blog de Manuel Cabello Ubrique en Verde y, en especial, las buenas indicaciones de Fernando Jiménez Piña para dar con la cruz y su colaboración por mostrarme la máquina de coser y la foto de su abuela, ¡gracias Fernando por ser como eres!.