La Manga

La Manga

martes, 17 de marzo de 2015

Tiempo de Narcisos

El mes de marzo es el mes por excelencia en que florecen los narcisos. En la Sierra de Cádiz tenemos un buen puñado de especies. La Sociedad Gaditana de Historia Natural organizó el pasado 7 de marzo una salida a la Sierra de Líjar en Algodonales para buscar una de las pocas poblaciones de Narcissus bugei, un narciso trompetero de extraordinaria belleza que crece en la cara Norte de la Sierra de Líjar y que es un endemismo de las sierras béticas, (más información en el siguiente enlace).

Narcissus bugei, 7/03/2015, Sierra de Líjar


Narcissus bugei, 7/03/2015, Sierra de Líjar

Narcissus bugei, 7/03/2015, Sierra de Líjar

Narcissus bugei, 7/03/2015, Sierra de Líjar

Narcissus bugei, 7/03/2015, Sierra de Líjar
Pero no fue el único narciso que pudimos ver aquel día, también pudimos fotografiar algunos ejemplares aislados del pequeño narciso andaluz, Narcissus baeticus:
Narcissus baeticus, 7/03/2015, Sierra de Líjar

Narcissus baeticus, 7/03/2015, Sierra de Líjar
Narcissus baeticus, 7/03/2015, Sierra de Líjar
Ayer 15 de marzo dando un paseo por el Puerto de Pedro Ruiz en Villaluenga del Rosario pude fotografiar otros dos narcisos más, el Narcissus bulbocodium, del que vi muchos ejemplares en zona de pastizal.

Narcissus bulbocodium, 15/03/2015, Puerto de Pedro Ruiz, Villaluenga del Rosario

Narcissus bulbocodium, 15/03/2015, Puerto de Pedro Ruiz, Villaluenga del Rosario

Narcissus bulbocodium, 15/03/2015, Puerto de Pedro Ruiz, Villaluenga del Rosario

Narcissus bulbocodium, 15/03/2015, Puerto de Pedro Ruiz, Villaluenga del Rosario
Por último, aunque es más frecuente en los meses de enero y febrero, todavía se deja ver el Narcissus papyraceus, de color blanco y que ya antes ha salido en este Cuaderno de Campo.

Narcissus papyraceus, 15/03/2015, Puerto de Pedro Ruiz, Villaluenga del Rosario
Otras entradas dedicadas a Narcisos en Cuaderno de Campo Payoyo:

sábado, 7 de marzo de 2015

Día de Andalucía en el Campobuche

Algunos amigos llevaban tiempo pidiéndome que les organizara una ruta llevadera para hacer con niños, así que por fin el sábado pasado se dio una buena oportunidad, día festivo, buen tiempo, tenía que ser el 28 de febrero si o si. Ya he dedicado otras entradas al río Campobuche, es una ruta fácil y llevadera, la única dificultad es la de algunos tramos con un poco de barro y terreno encharcado, pero lo que para los adultos es un obstáculo para los niños es un aliciente. Sólo andamos hasta la laguna, donde comimos y algunos pocos más prolongamos el paseo hasta cerca del puente después de comer... Aquí algunas fotos del Campobuche en invierno en un día casi primaveral...

Paisaje invernal del río Campobuche con los quejigos sin hojas. 

Comienzan a verse sobre las aguas del Campobuche algunos Ranunculus peltatus en flor
Raúl buscando ranas, había menos que en los paseos que he realizado en primavera, estaban muy a gusto al sol y parecía que les daba pereza saltar al agua.


Los protagonistas...





Foto de grupo

El regreso...


Un  quejigo que destaca por su tamaño y altura junto al camino

Y como en otras ocasiones que he estado siempre me llama la atención un pequeño arroyo que llega al Campobuche con aguas que deben ser ferruginosas por las manchas de óxido del lecho, que presenta también la particularidad de ser de fina arena 


Llegamos al final cerca del Chaparro de las Ánimas y vemos los Lajares al fondo. 
 Échamos un buen día, paisajes excepcionales, naturaleza y la mejor compañía..., habrá que repetir.