La Manga

La Manga

miércoles, 30 de enero de 2013

El Chorrero


Algunas veces creemos que ya está todo descubierto, que ya no hay sitios nuevos que explorar, buscamos en internet un lugar concreto al que queremos visitar y aparecen muchas fotos de ese sitio, realizadas por distintas personas en diferentes páginas webs y en distintas fechas, pero a veces ocurre que buscamos referencias de un lugar y no encontramos nada, es cuando me doy cuenta que por mucho que se conozca una zona siempre hay caminos nuevos, variantes nuevas de lugares que ver y descubrir. Algunas de las veces que he preguntado a los paisanos de Villaluenga por fuentes y pozos, surgió el tema de si conocía El Chorrero, ante mi cara de desconocimiento todos decían que tenía que conocerlo, que aquello era muy bonito pero que tenía un problema, sólo se puede ver cuando llueve, o después de unos días lloviendo, busqué en internet fotos de este lugar y nada encontré, sólo referencias a que hay un monte público que se llama Cerro de la Jara y Chorrero, no obstante en los círculos de la gente de Villaluenga, los mayores, la gente del campo, los cazadores, El Chorrero si es muy conocido y apreciado, así que ahí teníamos planteado un reto, el de ir a conocer un sitio al que hay que ir cuando llueve o los días siguientes a las lluvias si se quiere ver en condiciones.

Según las indicaciones que nos habían dado en el pueblo, El Chorrero se encuentra más abajo de la Escuela de Barrida, así que para ir al sitio, antes revisé mis planos y documentación y lo que encontré fue una referencia en un plano de Vías Pecuarias del T.M. de Villaluenga del Rosario (del año 1958), posteriormente y de casualidad encontré, en un suplemento dominical sobre el Parque Natural de la Sierra de Grazalema que tenía guardado, algo que me llamó la atención:
¿Cascadas al Sur de Villaluenga del Rosario?
Y me hice la pregunta que aparece bajo el pie de foto. Si hay Cascadas al Sur de Villaluenga del Rosario, estas tienen que ser las del Chorrero. Así que me hice un track con la ayuda de Google Earth que discurría por la Colada de la Plaza de Toros al Puerto de las Viñas, Pilar de la Venta y Cerrillo de los Encinas a la Cañada de los Bueyes de Ronda, que conocen en el pueblo como Cañá de Los Pinos o de la Venta, hasta la Escuela de Barrida y de aquí hasta el arroyo de la Higuereta para seguirlo hasta donde este es cortado por un farallón de lapiaces calizos. 

Ya teníamos planteado el ir a conocer El Chorrero cuando vemos que, junto a la barra del nuevo bar-restaurante que han abierto recientemente en la entrada de Villaluenga en lo que era el antiguo matadero, el Bar de Carlos como lo llamamos nosotros, han puesto una foto vertical del Chorrero, y ahí fue, cuando nos dijimos que teníamos que ir a conocer ese sitio a la primera oportunidad que se plantease, y esa oportunidad llegó el sábado pasado, el tiempo daba bueno después de llevarse una semana casi entera lloviendo, así que era el momento de ir a conocer ese salto de agua, esas cascadas de Villaluenga.

En esta ocasión, la idea de visitar El Chorrero la habíamos estado madurando Pepe Sánchez y yo, así que pese a que habíamos invitado a más gente, la idea de meterse a andar por arroyos después de la que había caído los días anteriores sólo nos convenció a los dos, serían las ganas que teníamos de conocer este sitio. Pepe con botas de agua y yo estrenando botas y polainas, siguiendo un track dibujado con Google Earth para llegar al Chorrero.

Alrededores del Pilar de la Venta 

La cañada estaba saturada de agua ya que todas las escorrentías conducen hacia el arroyo de La Venta

Así que vamos bajando poco a poco, pisando charcos y barro...

mucho barro...

Pasamos junto a la Escuela de Barrida...



pero esta vez no nos paramos aquí, continuamos nuestra ruta...


pasando junto a la era del Quejigal dividida por una valla...

Miramos hacia el Este y observamos la zona de las Cañadillas

Hasta llegar al arroyo de la Higuereta

Continuamos paralelo al arroyo en dirección hacia el Oeste, pasando esta valla preparada para el paso de personas con una buena rama y dos piedras grandes...


Seguimos junto al arroyo y vemos en el horizonte nubes bajas en la garganta de Barrida.

Pasamos junto a las ruinas de antiguos chozos, restos que quedan de una zona que hace 70 años contaba con mucha presencia humana , y que ahora está prácticamente despoblada.

Nos vamos acercando a las zonas de niebla o nubes bajas...

Y ya estamos muy cerca del Chorrero...

El anticipo lo tenemos en estos pequeños saltos que se van formando en el arroyo, aquí fotografiado con velocidad lenta...

y aquí con velocidad alta
También tuvimos comité de bienvenida...

El Chorrero

El arroyo se va perdiendo entre lapiaces, llegamos a una zona con grandes piedras lisas sobre las que hay que tener cuidado al andar sobre ellas, (sobre todo con barro en las botas), nos vamos desviando un poco a la derecha y acercándonos para ver si entre los acebuches se puede vislumbrar el salto de agua...

Y obtenemos una primera visual del lapiaz rocoso por el que discurre el arroyo de la Higuereta...

...hasta caer en un bonito salto de agua, conocido en la zona como "El Chorrero"

Vamos buscando una vereda lateral por la que poder bajar hacia la base de la cascada, pero no la encontramos...

...si bien nos permite tener una visión "general" del salto de agua... 


Seguimos buscando, durante un buen rato, una vereda por la que bajar hasta el arroyo, pero no resulta fácil, finalmente retrocedemos por nuestros pasos y tomamos otra vereda, que esta vez si, nos conduce  a la base del Chorrero....

Más contentos imposible, llegamos al Chorrero con plena carga de agua debido a la lluvia de los días anteriores, así que el objetivo de la jornada está conseguido.

Comienza la sesión fotográfica, pero la posición del sol, no ayuda a obtener unas fotos de cielos azules ya que está muy cerca del lugar del salto  

pero hice lo que pude, tras cruzar el arroyo monté la cámara en el trípode para hacer fotos a distintas velocidades 

La cascada es espectacular...

Por aquí cruzamos el arroyo

Y ya en el trípode, con velocidad baja se consigue el "efecto seda" en la cascada, también se aprecia el aerosol formado por las microgotas que van mojando la lente del objetivo

Cambiamos de posición e instalo el trípode en una zona un poco más alta

Y nos hacemos las fotos de rigor,

esta  foto y la que pongo de cabecera son mis favoritas...  
Después de la sesión fotográfica y de picar algo, comenzamos la vuelta, pero en esta ocasión tomamos una vereda que nos lleva sin dificultad a la parte alta del Chorrero, después ya metidos en el arroyo y de piedra en piedra salimos de él hasta su orilla. ¡Ojo aquí! mucho cuidado con los resbalones.
Cruzamos de nuevo el arroyo


En la pared se ha aprovechado un hueco para construir un abrigo

Pepe en la parte alta del Chorrero

Y por aquí vamos subiendo con mucho cuidado con las rocas mojadas
Seguimos de regreso junto al arroyo de la Higuereta,  al Sur las laderas de El Jaralejo
Desde aquí regresamos al puerto de Las Viñas por Las Cañadillas y Las Merinas por buscar un trazado más seco que el de la cañada de la Venta que estaba de agua y barro hasta arriba. Regresamos con la alegría de haber disfrutado de un espectáculo de la naturaleza singular, y preguntándonos como es posible que sitios así no sean todavía muy conocidos. Seguramente pondré mi grano de arena en darlo a conocer a mucha gente que no lo conoce, el track lo subiré próximamente una vez lo depure, sólo espero que los que visitéis El Chorrero lo disfrutéis como lo he disfrutado yo, siempre con el máximo respeto a nuestra naturaleza.

Aquí está la ruta subida a wikiloc:

jueves, 24 de enero de 2013

Explorando la "Sima Moai" por la Breña


Kiko Moya, creador del blog Navegando por senderos, hizo una ruta el 9 de enero por la zona de la Breña, Cancho del Infierno, cortijo de Mojón Alto y subida al cerro Tinajo. A la vuelta, en una zona de torcales se toparon con una profunda oquedad que despertó su interés, tomó las coordenadas y posteriormente en el grupo en Facebook de Homo Bloguerus Senderiensis Subesp. Gaditanus, comentó que había encontrado una sima bastante escondida y que prometía ser profunda, debido a la presencia de una piedra que asemejaba un Moai de la isla de Pascua, Kiko bautizó a esta como la Sima Moai. Gracias a la colaboración de los que participamos en dicho grupo, el sábado 12 de enero fuimos a echar un vistazo 4 voluntarios: Diego Mendoza, veterano espeleólogo y su hermano Javier, Pepe Sánchez y un servidor, Diego llevaba algo de material para sondear la profundidad de la posible sima. Las imágenes que pongo a continuación son el resultado de esa jornada de exploración subterránea...

El Reloj orlado de nubes desde los Lajares, comienzo de la jornada, 12/01/2013

Dejamos atrás la casa de Patagalana, al poco nos encontramos un paleosumidero por cuyo orificio podría entrar una persona,  aunque habría que quitar piedras para desobstruir y ver si tiene continuidad, guardamos las coordenadas para que Diego venga en otro momento

Seguimos yendo hacia el Sur en paralelo al arroyo de los Álamos...

Cerca de la casa de la Gordilla nos encontramos con esta encina de estilo Han-Kengai
Y decidimos hacer una visita al cortijo de la Gordilla, Diego apunta la posibilidad de que se trate de la casa de La Lomilla y la verdad es que en el plano 1:50.000 de Ubrique aparecen ambas construcciones próximas entre sí, pero por tamaño y porque así consta en otras webs, salvo que me digan lo contrario, las fotos que pongo a continuación son las de la Casa o Cortijo de La Gordilla.


Casa o Cortijo de la Gordilla

Es un caserón que tuvo que tener su importancia en el siglo pasado, presentaba dos plantas con seis grandes ventanas (tres de arriba se tapiaron posteriormente) en un lado, y 7 más la puerta en el otro. Aparte tiene toda una serie de dependencias anexas (posiblemente un establo y varios corrales). Es una pena ver un edificio así en ruinas.




Dejamos la Casa de La Gordilla y seguimos de nuevo nuestro camino hacia el Sur siguiendo el arroyo de los Álamos... Ya estamos cerca de nuestro objetivo... Una cancela a la izquierda que nos avisa del peligro del ganado suelto nos interna en la zona de torcales de la Breña.

Peligro tiene el de la foto...

y llegamos al "Moai" así bautizado por Kiko Moya

Diego comienza a pertrecharse de arneses, mosquetones, descendedores y cachivaches varios... 

Y se dispone a bajar...

Primero asegurando la cuerda en un asa de piedra...


Pasando entre ruscos e hiedras

Ajustando la iluminación...

... y bajando a las profundidades...

...hasta que lo perdemos de vista...
Lo llamamos para ver que es lo que está viendo, pero Diego no contesta, oímos ruido de piedras así que sabemos que sigue por ahí..
mientras tanto yo aprovecho para fotografiar la vegetación de la entrada de esta oquedad, Doradilla, Asplenium ceterach y Polypodium sp.

Hiedra, Hedera helix

Diego, sigue sin contestar pero seguimos escuchando ruidos, pero no de dentro sino por fuera, detrás de nosotros sentimos que algo se acerca... ¿que podrá ser? una vaca, un jabalí... no, es el guasón de Diego que para darnos un susto ha salido por un boquete que hay en un lateral , y por el que se puede bajar o subir sin necesidad de cuerda. En la foto, el boquete lateral.

Así que me interno también por el boquete que nos introduce en un a especie de minilaberinto subterráneo de cuento de hadas, dominado por hiedras, musgos y helechos.

En los paredones verticales de más de 5 m de altura, sólo crecen musgos e hiedras, sin duda un lugar ideal para perderse...

En el suelo de este complejo de grietas profundas, encontramos muchos huesos de cabras que delatan el peligro que supone caer desde arriba...

La hiedra confiere un aspecto selvático al conjunto...
No me gusta salir en las fotos, pero esta la pongo para que se vea el entorno de piedra que nos rodeaba. Debo decir que yo no bajé el último escalón de 2 m que había hasta el fondo, cagueta que es uno, otros se dejaron las costillas para conseguirlo.

En nuestras rutas no falta el payoyo y el vinito, mucho mejor que las barritas energéticas y el gatorade...

La expedición "Moai" al completo. 12/01/2013
Regresamos de vuelta a los Llanos, no sin antes visitar unos sitios que apunté desde Google Earth, una antigua era y los restos de un antiguo refugio o chozo de piedra, ya sólo con echar un vistazo al paisaje kárstico de las sierras de la Breña la ruta hubiese merecido la pena...
Torcales...

y más torcales...

Con las fotos aéreas de Google Earth descubrí un círculo perfecto, al acercarnos descubrimos que la circunferencia está rodeada de piedras, se trata de una antigua era correctamente nivelada y sobreelevada en el terreno.

Otra foto del murete perimetral de la era.

y otra foto más...

Por último nos acercamos a una pequeña construcción, un antiguo chozo

Restos de muros de piedra del chozo aguantando el paso del tiempo

y ahora sí, ya es hora de regresar...

La jornada, aunque infructuosa en lo que a espeleología se refiere por la poca profundidad de la "Sima Moai", resultó fructífera en lo que a naturaleza y paisaje se refiere, visitas a restos de nuestro patrimonio rural, visita al mundo semisubterráneo de los torcales, paisajes espectaculares, un paleosumidero y para terminar... un lirio blanco.